Ayurveda

ayurvedaEl Ayurveda es un sistema de curación totalmente holístico, originario de la India. Sus principios son valorar y respetar el espíritu humano y el de la tierra. Es vivir en armonía, es la propia naturaleza reflejada en nosotros mismos.

Es una filosofía de vida donde todo cuenta.

Por un lado, el ser humano: cuerpo, mente, espíritu y emoción. Y por otro, nuestro entorno: los elementos, los minerales, las plantas…
Desglosando la palabra Ayur-Veda podemos comprender todavía mejor la esencia: “Ayur”, en sánscrito significa vida y, “Veda”, conocimiento.

Vida y conocimiento o conocimiento de la vida.

Las técnicas basadas en Ayurveda tienen como base el afán del hombre por avanzar, por superarse.

Juntando este afán de mejora con el esfuerzo físico se da lugar a lo que denominamos en términos ayurvédicos la danza de la creación, danza que significa la existencia misma del individuo.

Por ello, en los tratamientos ayurvédicos existe una conexión muy estrecha entre la materia y la energía que posibilitan la creación de un estado mental y físico perfectamente armónico y equilibrado.

Considera el cuidado de la salud y la belleza de forma global, abarcando tanto el cuidado médico como el ejercicio, la alimentación, los hábitos de vida y los cuidados cosméticos.

El objetivo de la medicina ayurvédica es conseguir que la persona viva en equilibrio, es decir, mantener la salud y evitar la enfermedad, lo que se consigue conociendo primero su constitución y actuando de forma acorde a la misma.

En el Ayurveda, hay cinco elementos básicos que contienen prana: tierra, agua, fuego, aire y éter.

Estos elementos interactúan y se organizan como principios fisiológicos básicos en el cuerpo y gobiernan todas las funciones corporales, conocidos como los doshas .

Los tres doshas son vata, pitta y kapha .

Cada persona tiene una combinación única de los tres doshas, por lo que y el tratamiento ayurvédico siempre es individualizado.

En el Ayurveda, la enfermedad se considera como un estado de desequilibrio en uno o más de los doshas de la persona.

El dosha Vata se asocia con el aire y éter.

En el cuerpo promueve el movimiento y la ligereza.

Las personas Vata son generalmente delgadas y físicamente ligeras, suelen tener la piel seca, y son enérgicas y mentalmente inquietas.

Cuando vata se encuentra fuera de equilibrio, a menudo hay problemas nerviosos, hiperactividad, insomnio, dolores de espalda baja y dolor de cabeza.

El dosha Pitta se asocia con el fuego y el agua.

En el cuerpo es responsable del metabolismo y la digestión.

Las personas Pitta suelen ser de estatura mediana, de piel clara, tienen una fuerte digestión y una buena concentración mental.

Los desequilibrios que muestra la persona Pitta suelen ser de ira, de hipertensión, de hígado y de gastritis o úlceras.
El dosha kapha se asocia con el agua y la tierra.

Las personas kapha son generalmente grandes o pesadas.

Tienden a ser lentas, tranquilas y pacíficas.

Los desequilibrios que muestra una persona Kapha suelen ser trastornos emocionales y físicamente como la obesidad, la fatiga, la bronquitis y la sinusitis.

El objetivo de la medicina ayurvédica es conseguir que la persona viva en equilibrio, es decir, mantener la salud y evitar la enfermedad, lo que se consigue conociendo primero su constitución y actuando de forma acorde a la misma.
En el Ayurveda, hay cinco elementos básicos que contienen prana: tierra, agua, fuego, aire y éter.
Estos elementos interactúan y se organizan como principios fisiológicos básicos en el cuerpo y gobiernan todas las funciones corporales, conocidos como los doshas .
Los tres doshas son vata, pitta y kapha .
Cada persona tiene una combinación única de los tres doshas, por lo que y el tratamiento ayurvédico siempre es individualizado.
En el Ayurveda, la enfermedad se considera como un estado de desequilibrio en uno o más de los doshas de la persona.
El dosha Vata se asocia con el aire y éter.
En el cuerpo promueve el movimiento y la ligereza.
Las personas Vata son generalmente delgadas y físicamente ligeras, suelen tener la piel seca, y son enérgicas y mentalmente inquietas.
Cuando vata se encuentra fuera de equilibrio, a menudo hay problemas nerviosos, hiperactividad, insomnio, dolores de espalda baja y dolor de cabeza.
El dosha Pitta se asocia con el fuego y el agua.
En el cuerpo es responsable del metabolismo y la digestión.
Las personas Pitta suelen ser de estatura mediana, de piel clara, tienen una fuerte digestión y una buena concentración mental.
Los desequilibrios que muestra la persona Pitta suelen ser de ira, de hipertensión, de hígado y de gastritis o úlceras.
El dosha kapha se asocia con el agua y la tierra.
Las personas kapha son generalmente grandes o pesadas.
Tienden a ser lentas, tranquilas y pacíficas.
Los desequilibrios que muestra una persona Kapha suelen ser trastornos emocionales y físicamente como la obesidad, la fatiga, la bronquitis y la sinusitis.